Jimmy Gómez: El Llanero Solitario

La noche en la que el canterano se reconcilió con la afición

Este Domingo Jimmy Gómez dio un partido frente a Monterrey como pocos se le han visto en su carrera; la precisión en los pases, su manejo de las marcas y los espacios, resultaron un factor detonante en el triunfo en el Corregidora. Su hazaña va más allá de este encuentro.

Originario de San Juan del Río, el camiseta #28 de Gallos Blancos, ha sido uno de los jugadores con más historia en el club; desde aquél 2009 en el que ingresa a las Fuerzas Básicas de la Sub 17, dónde poco a poco iría escalonando hasta poder debutar con el primer equipo en octubre del 2012, contra el San Luis.

8 años de carrera con un equipo, es una cifra de la cual pocos jugadores pueden jactarse; sin embargo, el problema radica cuando los primeros años de carrera profesional coinciden con una etapa difícil en el club. Es así que Jimmy Gómez estuvo presente en todos aquellos momentos en que la afición se vio decepcionada, sus errores, aunque normales para un jugador joven, se vieron maximizados por la frustración de la afición.

A pesar de su gran crecimiento profesional y su aporte en la consecución del primer título en 2015, Jimmy Gómez ha encontrado dificultades para conectar con la afición y así, como un llanero solitario, el medio queretano ha enfrentado los altibajos acompañado únicamente de sus seres queridos y su pasión el deporte.

Hasta ahora…

Las imágenes anteriores son una plena representación de la fuerte actitud de Jimmy Gómez, cuyo partido de anoche, será uno de los más memorables en su carrera. Un robada de balón magistral que terminaría en asistencia y Gol fue la acción con la que el medio emplumado decidió levantar la mano y decirle a la afición estoy aquí.

Su juego lo haría merecedor del título del Jugador más valioso del partido por parte de la liga y cualquiera que haya visto ese encuentro lo podría afirmar. La transformación del equipo continúa y a pesar de que algunos lo dudaron. No hay duda, SEÑORES tenemos Jimmy para rato.

Alex Lazcano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *