La psicología detrás de tu amigo el que se molestó con Camilo Sanvezzo.

Este Martes Camilo Sanvezzo, máximo goleador del Club Querétaro, hizo su primera anotación con los Xolos de Tijuana en contra del equipo al que tantas alegrías regaló; su natural festejo causaría una oleada de molestias por parte de sus aficionados albiazules y aunque no hay nada intrínsecamente malo en festejar un Gol frente a tu anterior escuadra, aquí te explicamos por qué todos parecen estar enardecidos.

¿Cómo comenzó todo esto?

La raíz del zafarrancho tiene origen en una costumbre internacional en el deporte del balompié, dónde los jugadores evitan la euforia al anotar por primera ocasión en contra de su anterior equipo; esta práctica es conocida como “muted goal celebration”. Figuras de la talla de Antoine Griezmann y Cristiano Ronaldo la han puesto en práctica, por un supuesto “respeto” y reconocimiento moral a una escuadra que tiene gran significado para ellos.

Las motivaciones personales para llevar o no a cabo esta práctica depende de cada deportista y un Gol es naturalmente motivo de euforia en cualquier jugador de fútbol; Desafortunadamente hay un número significativo de aficionados que se han sentido traicionados por Camilo. ¿Por qué?

Expectativas Idealizadas

Todo tiene que ver con el tema de las expectativas, Camilo Sanvezzo al ser un anotador acérrimo de Querétaro, imprimió en la afición grandes expectativas de cariño por la camiseta; el jugador brasileño se volvió parte del por qué alguien podría sentir afecto por Gallos Blancos, es así que muchos seguidores llegaron a creer que la misma pasión por el equipo que ellos sienten, sería la de Camilo.

En nuestro cerebro existe un mecanismo que se encarga de validar nuestras expectativas en contra de la realidad que observa, si esta nublado, es natural esperar que haga frío. ¿Qué sucede cuando no es así? Nuestro cerebro hace una especie de corto circuito y ahora en vez de sentirnos aliviados por no sentir frío, nos sentimos molestos porque hace calor.

Este mecanismo actuó la noche del martes, los aficionados esperarían que Camilo se comportara como otros jugadores que sí llevaron la pasión esperada en la camiseta queretana, como fue Mauro Gerk; que hasta la fecha sigue siendo seguidor del equipo aun cuando es entrenador en Argentina.

Nada hubiese pasado si esto lo hubiera hecho Augusto César, quién pasó desapercibido y jamás conectó con la afición queretana; pero Camilo era un ídolo lleno de expectativas idealizadas ¿Qué sucedió cuando esas expectativas no se cumplieron? ¡PUM! Pasa de ser un ídolo a un completo mercenario, cuando siempre ha sido un jugador… y nada más, uno que demostró una vez más el talento que tiene.

Debemos acostumbrarnos a ver a los jugadores por lo que son… jugadores.

¿Qué opinas al respecto? No dudes contarnos en los comentarios.

Alex Lazcano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *