#AntiGallos: Jairo Castillo: Uno de los revoltosos de la Era Matosas.

Hoy en su bonita sección de los #AntiGallos, por motivos de la post celebración del día del trabajo, queremos presentarte a un jugador que de verdad dio de que hablar por su trabajo, su nombre es Jairo Castillo, o mejor conocido como el colombiano que sólo jugó 5 partidos con Querétaro.

El apodado “El Tigre” llegó a tierras queretanas en diciembre de 2010 para reforzar al equipo previo al Clausura 2011, donde Gallos Blancos se encontraba en la pelea por no descender ante Necaxa, y en ese momento, Gustavo Matosas era el técnico que buscaba sacar de los problemas porcentuales a los albiazules, y entre sus fichajes previo al inicio de la liga, optó por traer a Jairo Castillo, que en sus primeras declaraciones dijo: ““Vengo a aportar lo mío, desequilibrio en la delantera, ojalá Dios quiera hacer goles y que el equipo entre a la Liguilla.”

Diría Franco Escamilla: “Cosita”; pues realmente no logro ser ni la mitad de lo que dijo, ni desequilibrante y mucho menos a aportar algo de futbol al equipo. Jairo Castillo debutó el 8 de enero de 2011 en el empate entre Querétaro y Tigres, entrando de cambio al minuto 80 por Emilio López, en 10 minutos no logró aportar mucho, pero ya había tenido sus primeros minutos, por lo que parecía que sería el inicio de una buena estadía en Querétaro, pero no lo fue. Durante un mes fue utilizado de cambio en los 4 partidos seguidos de la Liga MX, siendo participe ante Atlas, Morelia, América y Toluca, pero este último, marcó el antes y después de Castillo.

Pocos lo recuerdan, pero el 12 de febrero de 2011, en el juego ante Toluca, Querétaro perdió 0 a 5, una goleada escandalosa al ser en casa y evidentemente dándole vida a Necaxa en la porcentual. Después del partido, la directiva comandada por Ulises Zurita y Gustavo Matosas, decidieron separar del plantel a Jorge Cárdenas, Arnhold Rivas y Jairo Castillo, la razón fue por indisciplina y poca actitud comprometedora con los colores de Gallos Blancos, por lo que no se le vería nuevamente al número 69 en el campo con los colores albiazules.

Querétaro 0 – 5 Toluca Clausura 2011

Parecería el final de una trágica historia, pero no fue así, ya que días después de la separación, Jairo Castillo manejó de manera poco ética, su salida del club y buscaba regresar a Independiente, club que había cedido prestado al colombiano, se armó todo un caso ya que Gallos Blancos desconocía el diálogo para corroborar la salida de Castillo al equipo argentino, así que Castillo abandonó al club queretano, salió de México, e Independiente de Avellaneda tuvo que pagar el transfer para que pudiera jugar en la liga argentina y deslindarse de toda responsabilidad con el cuadro de Querétaro.

Triste pero cierta la historia de Jairo Castillo, que no aportó nada bueno, solo problemas al club, y que terminó yéndose de una manera poco agradable luego de andar de revoltoso en la Era Matosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *